The Banker destaca el hecho de que BBVA combina plataformas privadas y públicas: la plataforma privada, basada en Hyperledger, permite que el proceso pueda ser perfectamente monitorizado y trazable para todos las partes; y el uso de un ‘hash’ público, grabado en la red de Ethereum, como un sello de tiempo que da validez y garantiza la inmutabilidad del acuerdo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumo que estás de acuerdo con ello, pero tienes la opción de desactivarlas si lo deseas. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar