El debilitamiento del ritmo de crecimiento de la economía de la eurozona y del conjunto de la Unión Europea durante el segundo trimestre, cuando la expansión del PIB se moderó al 0,2 en ambos casos desde el 0,4 y el 0,5 respectivamente, se reflejó en un menor incremento del empleo en ambas regiones, aunque tanto la zona euro como entre los Veintiocho alcanzaron sendos máximos históricos en el número de ocupados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumo que estás de acuerdo con ello, pero tienes la opción de desactivarlas si lo deseas. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar