La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a una pena de 45 días de cárcel, sustituida por el pago de una multa de 540 euros, a un funcionario acusado de un delito de malversación de caudales públicos tras apropiarse en su propio beneficio de 1.100 euros de las arcas municipales procedentes del cobro de tasas para el montaje de las atracciones y demás puestos de la feria de la localidad.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumo que estás de acuerdo con ello, pero tienes la opción de desactivarlas si lo deseas. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar