El Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a cuatro meses de prisión y 120 euros de multa por desobediencia a la autoridad y amenazas a un vecino de la capital grancanaria que desobedeció la orden de confinamiento por el coronavirus y amenazó con cortarle el cuello al empleado de la gasolinera que le atendía.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumo que estás de acuerdo con ello, pero tienes la opción de desactivarlas si lo deseas. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar