El TS considera que existió un abuso de la confianza ,sin que la inexistencia de un control interno por medio de un programa de cumplimiento normativo -compliance-, que facilitó las conductas del ahora recurrente, justifique o anule su ilicitud, no siendo aplicable la tesis de la «autopuesta en peligro» empresarial.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Asumo que estás de acuerdo con ello, pero tienes la opción de desactivarlas si lo deseas. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar